7 lecciones de educación financiera de Padre Rico, Padre Pobre

7 lecciones financieras que aprender con Padre Rico, Padre Pobre

Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Quién no sueña con ser rico? 

¿Dejar de levantarse temprano e ir a trabajar para tener dinero? 

Retirarse joven para viajar por todo el mundo. Ir de vacaciones a una playa paradisiaca. Conocer nuevas y emocionantes culturas. No tener preocupaciones y llegar a la libertad financiera. 

Probablemente, a muchos se les haga la boca agua con estas ideas. No obstante, muy pocos pueden conseguirlo

¿Quiénes? 

Seguro estás pensando en los ricos

Pues Robert Kiyosaki, empresario, maestro, inversionista y autor de Padre Rico, Padre Pobre diría que estos privilegios no son para los ricos, sino para aquellos que cuentan con educación financiera

Lejos del precepto aquel de que los pobres son pobres porque quieren, Kiyosaki considera que la mayoría de las personas pobres o de clase media continúan siéndolo debido a su mala o nula educación financiera. Esto hace que lleven una vida de créditos y deudas que los sumergen profundamente en lo que llama La Carrera de Ratas. Sin embargo, esto no es solo culpa de ellos. 

Alrededor del mundo solo muy pocas escuelas imparten educación financiera. La educación tradicional inculca la creencia de estudiar y esforzarte mucho por obtener buenas notas y un buen título. Esto te garantizará un buen puesto laboral y, por ende, un buen salario. No obstante, la mayoría de las personas que trabajan por un buen salario nunca llegan a ser ricas. Por el contrario, existen millonarios que ni siquiera terminaron, o incluso comenzaron, la universidad. 

¿Qué los diferencia? 

Bueno, principalmente que los millonarios sí entienden el dinero y su circulación.

Sobre el poder del dinero y el poder de la educación financiera basa Kiyosaki toda su obra. A continuación, te dejamos 7 lecciones financieras que aprender con Padre Rico, Padre Pobre. 

Lección 1: Los ricos no trabajan para obtener dinero

La lección primera del libro pone de relieve una de las principales diferencias entre ricos y pobres. Las personas de bajos ingresos generalmente trabajan para obtener un salario. Los ricos ponen su dinero a trabajar. Esto dicho así puede resultar muy sencillo. Sin embargo, esto no significa que los ricos no trabajan. Muchos de los millonarios más reconocidos del mundo han trabajado arduamente a lo largo de su vida con una disciplina ejemplar, venciendo el miedo y la codicia. 

La diferencia: han utilizado su imaginación y han puesto sus ingresos a generar más ingresos. Y así sucesivamente en un ciclo infinito de generación de riquezas

Lección 2: Si quieres ser rico, aprende educación financiera

Kiyosaki insiste en la educación financiera una y otra vez. ¿Por qué? Pues porque así aprenderás a reconocer y diferenciar los activos de los pasivos. Un activo pone dinero en tu bolsillo, un pasivo saca dinero de este. Es súper simple. Pero aún así la gente no lo aplica. El flujo de efectivo cuenta la historia de cómo las personas manejan su dinero. Los ricos adquieren activos. Los pobres y la clase media adquieren pasivos que consideran activos

Pongamos un ejemplo: te acuerdas de ese fondo de ahorro que tienes. O ese bono de estimulación que te dieron. En vez de comprarte un auto a crédito y pagar impuestos por este, invierte en algo que te genere otros ingresos. Ya sea acciones en la bolsa, una casa para rentar o criptomonedas. De esta manera, logras que tu dinero trabaje para ti, diversificas tus ingresos y tienes solidez financiera. No es que no tengas ese auto, sino que primero debes adquirir los activos que te generen el flujo de efectivo para pagarlo. La riqueza mide cuánto dinero está produciendo tu propio dinero. Por lo cual, no se trata de cuánto dinero hagas. Se trata de cuánto dinero guardas en activos.

Lección 3: Ocúpate de tu propio negocio. Incrementa tus activos

Si ya aprendiste la diferencia entre un activo y un pasivo, es hora de concentrarte en tu negocio. Esto no significa que debas abrir o dirigir una empresa si no es tu deseo. Padre Rico, Padre Pobre te enseña que tu negocio son tus activos. Mientras más tengas, más rico serás. Mantén tus gastos bajos, reduce los pasivos y, con mucha disciplina, ve construyendo una base de activos sólidos. Los ricos adquieren los lujos al último, en tanto que los demás lo hacen primero

Lección 4: Encuentra la vía más expedita de minimizar tus impuestos

Ojo, esto no significa que dejes de pagarlos. Solo que encuentres la vía para minimizar el monto. Kiyosaki ofrece un dato alarmante. En la actualidad, los estadounidenses promedio trabajan entre cuatro y cinco meses para el gobierno; es decir, sólo para pagar sus impuestos. Minimizar tus impuestos requiere de inteligencia financiera. La inteligencia financiera es la sinergia de muchas habilidades, talentos y conocimientos profundos de varias áreas: contabilidad, inversiones, comprensión de mercados, leyes, ventajas fiscales y protección frente a demandas. La gente con empleos seguros, pero sin aptitudes financieras, está destinada a vivir esclavizada por siempre.

Lección 5: La mente es el activo más poderoso que tenemos

La falta de confianza en uno mismo es lo que más detiene a las personas en su carrera a la riqueza. ¿Nunca has pensado que no tienes todas las condiciones, conocimientos o ingresos para comenzar tu propio negocio? ¿O para invertir? 

Con frecuencia, quienes prosperan en el mundo real no son los inteligentes sino los temerarios. No temas a los riesgos de cambiar tu modelo de vida, aunque te aterre perder dinero. En verdad hasta los inversionistas más grandes lo pierden. 

Tampoco seas imprudente. Estudia, prepárate e invierte solo aquel dinero que sabes puedes perder sin quedarte en la bancarrota

Primero, serán inversiones pequeñas, luego más grandes. 

Luego, ni tendrás que sacar de tus bolsillos para invertir. El mismo dinero invertido generará más. Pero nada de esto pasará si no confías en ti y das el primer paso. Es de las grandes enseñanzas de Padre Rico, Padre Pobre. 

Lección 6: Trabaja para aprender, no trabajes por dinero

Como ya se dijo, la inteligencia financiera es una combinación de muchos talentos, habilidades y conocimientos. Por ello, cuando trabajes debes buscar dónde aprenderlos y cuáles son los mejores maestros. 

Según Padre Rico, Padre Pobre, las principales habilidades de dirección que se requieren para alcanzar el éxito son: 1. Manejo de flujo de efectivo, 2. Manejo de sistemas y 3. Manejo de las personas

Lección 7: Vence los obstáculos

Estos son los principales obstáculos que encontrarás en tu camino a la libertad financiera: miedo, cinismo, pereza, arrogancia y malos hábitos

El miedo te hará dudar. 

El cinismo te cegará tu capacidad de análisis. 

La pereza te detendrá. 

Los malos hábitos te harán perder dinero. 

Y la arrogancia no permitirá que sepas cuando estás equivocado. 

Es mejor que fortalezcas tu mente, cuerpo, capacidad de análisis y escucha activa. Asimismo, cuando tengas algo de dudas y miedos, haz lo que hizo el Coronel Sanders, fundador de KFC, ¡fríelos en aceite!

Obviamente ser rico no sucede de la noche a la mañana. A no ser que recibas una herencia o te ganes la lotería. 

Pero ¡cuidado! 

¿Cuántas veces los ganadores de la lotería no han vuelto a la pobreza? 

¿Cuántos hijos no han perdido todo el capital de sus padres? 

La cuestión no es tener dinero, sino cómo hacer que ese dinero genere más. Padre Rico, Padre Pobre es una lectura obligada para todos los que quieran tener educación financiera. No te garantiza que te volverás rico. Pero, para quienes realmente lo aprovechen, supondrá llegar a un nivel más alto en la gestión de sus finanzas personales.

FacebookTwitterWhatsAppTelegramLinkedInShare