¿Cómo ser un anfitrión excelente para tu alquiler vacacional?

¿Cómo ser un anfitrión excelente para tu alquiler vacacional?

Tiempo de lectura estimado: 11 minutos

Ser un buen anfitrión puede marcar la diferencia en la decisión de un huésped de repetir la estancia en un alquiler vacacional conocido, o probar suerte con otros nuevos. Si bien los turistas pueden querer encontrar aventuras o sitios para descansar en los lugares que escogen, hay una cuestión que unifica a casi todas las preferencias diversas: una experiencia extraordinaria. No significa esto que construyamos un cohete y los llevemos a pasear a la luna (aunque eso no estaría mal 😉). Se trata de convertir esa experiencia en algo agradable, pero al mismo tiempo fuera de lo común, romper la rutina. La idea es que la vivencia que se lleven los huéspedes haya dejado tal impronta que les dé un motivo para pensar en la posibilidad de repetir contigo.

Bien sabemos que no hay una segunda oportunidad para dar una buena primera impresión. Lo que no lograste en ese periodo, que pudiéramos llamar “fortuito”, en que un cliente eligió tu alquiler vacacional por encima del resto, es muy difícil que lo logres una vez que se haya ido. No se trata de que lo acoses ni de que trates de convencerlo de que tu alojamiento es el mejor. El huésped tiene que sentirlo, y en palabras de estos tiempos: experimentarlo. Hoy en día, cuando la experiencia es lo que mueve a las personas cuando buscan ofertas, y a las empresas cuando buscan clientes, tu estrategia debe considerarla. Ofrecer una experiencia de calidad y significativa, puede marcar la diferencia entre ser un anfitrión promedio o uno excepcional.

Sé un anfitrión excelente para tu alquiler vacacional

Si bien cada persona es un mundo con particularidades únicas e irrepetibles, siempre es bueno considerar adoptar buenas prácticas; sobre todo si gozan de probada efectividad. Una buena estrategia para visualizar qué debería poseer nuestro alquiler vacacional, e incluso nosotros como sus anfitriones, es tratar de imaginarnos en el lugar de nuestros propios huéspedes. O al menos recordar aquello que hemos necesitado cuando vamos nosotros de vacaciones a un hotel, por ejemplo. Aquellos elementos básicos no pueden faltar, obvio; como tampoco aquello que fue inesperado pero marcó la diferencia por su comodidad, disfrute, eficiencia, incluso si fue exótico. A continuación ponemos a tu consideración algunas acciones que todo anfitrión debería tener en cuenta si desea llegar a ser excelente para su alquiler vacacional.

Sé honesto

Todo huésped espera encontrar aquello por lo cual apostó y pagó. Genera mucha frustración y decepción llegar a un lugar que debía ser de una forma, según las fotografías y descripciones de su anuncio, y resulta ser diametralmente distinto. Levantar falsas expectativas regresa a ti como el más lapidario efecto boomerang. Tus huéspedes de seguro no regresarán y probablemente dejarán pésimas opiniones. Y sabiendo que suele ser más económico lograr que un cliente repita que ganar uno nuevo, ya estarás sentenciando tú mismo el destino de tu negocio.

Para ser un excelente anfitrión, tu anuncio debe ser un reflejo lo más ajustado posible a la realidad de tu alquiler vacacional. Sin exagerar nada, ni levantar falsas esperanzas. Debes informar a tus huéspedes potenciales aquello que se encontrarán y disfrutarán en caso que decidan escogerte. Deben quedar claros tanto los servicios que ofreces, así como las normas que posee tu alojamiento. Sí, las normas; no querrás encontrarte en la desagradable situación de tener que requerir a un huésped por hacer algo que no te gusta sin habérselo advertido antes. Así estarás evitando o disminuyendo al mínimo posibles conflictos. Igualmente, emplea imágenes para mostrar aquello que describes. Asegúrate de que sean fotografías de alta calidad de tu alquiler que reflejen exactamente como es. Bien sabemos que muchas veces una imagen vale más que mil palabras. Cuando todos estos detalles aparecen en la descripción de tu alojamiento vacacional, el huésped potencial puede tener una idea más clara y completa del sitio que está valorando alquilar.

Garantiza pulcritud

La limpieza es algo básico, y la de tu propiedad será precisamente la que hable por ti. Los usuarios buscan y esperan encontrar higiene y pulcritud en el lugar que han escogido para vacacionar. Incluso en la actualidad con todo lo relacionado con la pandemia, los huéspedes suelen ser mucho más exigentes con este tema. Y es que realmente a nadie le gusta llegar a un lugar y encontrarse algo, por mínimo que sea, que pueda generarle una mueca por asco o sospecha de suciedad y descuido. Revisa todo antes de recibir a tus clientes y, como buen anfitrión, garantiza una buena limpieza de cada rincón de tu alquiler vacacional.

¿Cómo ser un anfitrión excelente para tu alquiler vacacional?

Sé amable, perceptivo y haz que tus huéspedes se sientan como en casa

La amabilidad es un sello que te debe distinguir como anfitrión. Una sonrisa sincera y trato agradable se agradecen mucho y transmiten paz y confianza. Trata de brindarles a tus huéspedes lo que los haga sentirse a gusto. No a todos los huéspedes les gusta ver en repetidas ocasiones al anfitrión. Algunos prefieren solo verlo durante el check-in o check-out. Otros, por el contrario, les gusta socializar incluso con el anfitrión. Trata de ser perceptivo e identificar desde el inicio el tipo de huésped que tienes delante. No obstante, cualquiera que sea el caso, haz todo lo posible porque se sientan como en casa. Aunque las personas viajen o vayan de vacaciones a lugares diferentes para “cambiar de aires”, siempre será muy bien recibido sentirse como en casa. Brinda más confort, relajación y estimula la entrega al disfrute.

Sé comunicativo y orienta a tus huéspedes

Necesitas establecer una buena comunicación entre tú y tus huéspedes, pues será doblemente beneficioso: para ellos y para ti. Puede que los huéspedes necesiten cierta información, no solo de lo básico del sitio sino también de cualquier otra necesidad que les surja por el camino. Ellos deben sentir tu disposición a ayudarlos y llegar a desarrollar la certeza de que contigo hallarán la solución a cualquier problema o necesidad del momento. Como anfitrión, es recomendable que estés al pendiente y asistas a tus huéspedes ante cualquier solicitud.

Una buena alternativa es automatizar respuestas por las vías usuales de contacto a partir de dudas repetitivas de tus clientes potenciales. Esto sobre todo cuando están en el proceso de búsqueda y selección de un alquiler vacacional. Esas mismas preguntas que suelen hacerte cuando indagan sobre tu propiedad, sobre todo las más frecuentes, puedes asumirlas como una información que necesita estar presente en tu anuncio. Así, puedes pensarte como lo más recomendable incluirlas en la descripción de tu propiedad y sus servicios. Asimismo, también es muy recomendado brindarles flyers que les orienten sobre distintos asuntos propios de su estancia; algo así como instrucciones que les evite estar preguntando una y otra vez sobre el funcionamiento de algún dispositivo. O incluso, pon a su disposición mapas o listas de opciones como sugerencias de actividades que pueden realizar durante su estadía.

Una buena comunicación, abierta y directa, puede beneficiarte incluso a ti, al proveerte de una información importantísima para tu propio negocio, como lo es el feedback. Todo lo que tus huéspedes te puedan sugerir en plan de mejoras, o te puedan celebrar por su existencia ya en tu alojamiento, te será sumamente útil. Esta información te brindará la seguridad de lo que estás haciendo bien y está funcionando, así como de lo que debe ser modificado. Crea la conexión necesaria con tus huéspedes y lo demás fluirá solo.

Sé creativo

Sí, sé creativo siempre, marca la diferencia, escapa de la rutina. Por ejemplo, cuando elabores el anuncio de tu alquiler vacacional, trata de dibujar con palabras la realidad de tu alojamiento. Que la propia descripción que haces de tu sitio enamore al que la lea; o al menos le despierte la satisfacción de encontrar un aspecto novedoso, en algo tan básico como la redacción.

En todos los contextos se puede ser creativo. Desde la disposición de los muebles dentro de la casa (y que sigan siendo funcionales), la decoración de las paredes y habitaciones, hasta la forma en que acomodas las toallas y sábanas. Incluso la manera en que das la bienvenida o despides a los huéspedes pueden tener su dosis. Son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Ah!, eso sí, trata de que tu creatividad no sea tan agresiva que asuste a los más conservadores. No querrás excederte en las cosas de modo que lo que logres sea ahuyentar a los huéspedes en lugar de convencerlos sutilmente para que repitan.

Sé tú quien reciba a los huéspedes

Un anfitrión excelente recibe siempre a sus huéspedes en el alquiler vacacional. Incluso en las horas más incómodas, habla muy bien a tu favor. Nadie mejor que tú conoce tu propio alojamiento y serás el que más preguntas puedas responder ante las dudas de los recién llegados. Conoces muy bien lo que estás ofreciendo y tienes la potestad para tomar decisiones en el caso de ser necesarias.

¿Cómo ser un anfitrión excelente para tu alquiler vacacional?

Estate localizable y sé servicial

Las casualidades existen y en un alojamiento puede suceder cualquier cosa. De repente dejó de funcionar la nevera o se averío algún bombillo. Los huéspedes deben tener la posibilidad de localizarte en cualquier momento y ante cualquier eventualidad. Déjales tu número de teléfono y trata de estar siempre localizable. Eso habla de tu disposición a satisfacer las necesidades de los huéspedes, y ellos lo perciben.

Sé proactivo

Intenta adelantarte a las necesidades o dudas que puedas detectar en tus clientes. No se trata de ser invasivo ni demasiado intenso. Pero durante la llegada de este o el avance de los días y las expectativas de tus huéspedes, puedes adelantarte a los acontecimientos. Por ejemplo, si tiene mascota, puedes orientarlos sobre dónde obtener comida especial para ellas, o a dónde llevarla a pasear.

Sé precavido

No tiene por qué suceder algo, pero debes estar precavido por cualquier cosa que pueda ocurrir. Un botiquín medicinal por si algún huésped se siente mal, un extintor por si ocurre un incendio, señalizaciones que guíen al huésped en caso de necesitar escapar del lugar, entre otras. Incluso, provee de alternativas caseras para días en que un mal clima no les permita salir y realizar lo planificado. Puede ser un set de películas, libros, juegos de mesa o videojuegos, wifi, entre otras opciones. Tu alojamiento debe estar preparado para cubrir las necesidades más básicas e incluso las de menor probabilidad de ocurrencia. Porque de una manera u otra, algún día puede hacer falta y debes estar preparado.

Apóyate en la tecnología

Como buena aliada, la tecnología te permite llegar a los públicos más diversos. Desde los millenials que no tienen tiempo que perder y viven la vida aprisa, por lo que exigen agilidad en las gestiones; hasta los más mayores que precisan de tiempos más pausados. La tecnología ayuda a cubrir esta diversidad. En aras de minimizar cualquier esfuerzo al huésped más allá que el de su propia satisfacción, contar con sistemas automatizados optimizará el flujo de los procesos. Por ejemplo, un sistema automatizado de check-in será beneficioso para ambas partes al agilizar este engorroso proceso. Cerraduras automáticas, un CRM (Customer Relationship Management) para un óptimo manejo de las relaciones con tus clientes, antes, durante y después de su estancia; o un monedero digital para recibir pagos electrónicos. Son apenas algunos ejemplos de las múltiples prestaciones con las que podemos favorecer nuestro alojamiento gracias a la tecnología. Así, beneficiando a nuestro alquiler vacacional, les aseguramos una experiencia superior a nuestros huéspedes.

Ofrece algo distintivo

Más allá de lo básico que debe poseer un alquiler vacacional, nunca está demás ofrecer algo fuera de lo común; algo que marque la diferencia. Por ejemplo, puedes apoyarte en lo representativo de tu localidad, o en algo particular que desees que caracterice tu servicio. Como ofrecer frutos de temporada que se cultivan y son típicos de tu zona, o incluso un arreglo u obsequio cortesía de la casa, como chocolates.

¿Cómo ser un anfitrión excelente para tu alquiler vacacional?

Mantén el vínculo

La partida del huésped no significa que se acabó tu relación con él. Trata de conservar sus datos y cada cierto tiempo, como en días festivos o de cumpleaños, déjales saber que los recuerdas y les envías buenos deseos. Gran parte de la posibilidad de que un huésped repita contigo estriba en el manejo que hagas de ese vínculo que quedó luego de su partida.

Respeta el espacio personal

Todos sabemos que es tu propiedad, o tu casa, pero a nadie le gusta que entren a una habitación donde están sus pertenencias sin pedir permiso o avisar antes. Es muy molesto, desagradable y crea desconfianza. Un buen anfitrión trata de no hacer visitas inesperadas en el alquiler vacacional. Si no queda más remedio porque es algo inevitable, no dejes de avisar y pedir permiso antes de entrar. Así estarás demostrando que respetas la privacidad de tus huéspedes.

Esperamos que estos tips te ayuden a volverte un anfitrión de lujo en tu alquiler vacacional. ¿Tienes algún otro consejo? Compártenoslo en comentarios, así puedes ayudar a otros anfitriones en todas partes del mundo. Por otra parte, si tienes amigos propietarios de rentas vacacionales, no olvides compartirle este artículo.