Criptomonedas: conceptos generales

Pese a que las criptomonedas surgieron en el 2009, con Bitcoin, a muchos les parece algo lejano e inaccesible a la vida común. No obstante, las criptomonedas han logrado posicionarse en el mercado mundial y actualmente no existe empresa, tecnológica o no, banco o gobierno que no haya estudiado sobre ellas. Entonces, dadas peticiones de muchos de nuestros usuarios, Tropipay presenta un estudio que te acercará a este concepto.

Una criptomoneda, o criptodivisas, es un medio de pago virtual e intangible; por ende, no se materializan en billetes, monedas o tarjetas de créditos. En cambio, estas divisas son generadas por procesos complejos de cálculos en computadoras, conocidos como cadenas de bloques o blockchain. Utilizan criptografía para asegurar y verificar transacciones; asimismo para controlar la creación de nuevas unidades de una criptomoneda en específica. Al no ser emitidas por ningún banco central, se consideran alternativas de pago descentralizadas de la economía de los Estados, fuera de las regulaciones de los gobiernos y organizaciones financieras.

¿Para qué sirven?

Pues como toda moneda sirve para comprar y obtener productos y/o servicios, es decir, hacer transferencias entre personas o con empresas. De hecho, corporaciones como Microsoft y WordPress, ya permiten en sus transacciones Bitcoins y otras criptodivisas. Incluso, al no contar con restricciones y regulaciones de los gobiernos, se vuelve la alternativa ideal para hacer pagos en cualquier parte del mundo; lo cual puede ser aprovechado para el envío de remesas a América Latina y cualquier otra región. Sin embargo, parece ser el trading el servicio estrella de las criptomonedas.

Trading

El trading no es más que el comercio de intercambio de criptomonedas. Es decir, un trader, que es como se conocen a las personas que realizan estas funciones, se dedica a comprar y vender criptodivisas según las tendencias del mercado. Bueno, según las tendencias y las especulaciones que se hacen sobre los movimientos de sus precios. Vale destacar que, al ser un mercado especulativo, se basa en gran medida por estudios de comportamiento y valores de los activos, pero también por sentimientos y emociones.

Esto hace que sea un mercado extremadamente volátil, algunas monedas pueden tener un alza repentina de hasta 10 veces su valor, solo para caer en picada al otro día. Por ello puede volverse arriesgado adentrarse en este mundo. Si bien es cierto que muchas personas han ganado dinero, también muchas han perdido importantes sumas. Lo ideal es mantener la cabeza fría, estudiar el mercado a profundidad y hacer inversiones responsables: ¡nunca inviertas más de lo que estás dispuesto a perder!

Minería

La minería es otro concepto muy relacionado con las criptomonedas. Además, es una forma más estable y segura de obtener ganancias en este terreno. Minar es la verificación de transacciones en la red. Es decir, cuando las personas se envían transferencias entre ellas, es el minero quien hace la verificación y confirmación de esta. Realmente, no es el minero en sí, sino más bien el hardware invertido en ello.

Si bien, por allá por el 2009, la única manera de conseguir Bitcoins fue a través de descifrar bloques minados por una recompensa de 50 bitcoins; el proceso se ha simplificado un poco. Ahora los mineros adquieren hardware especializado en cifrado de criptomonedas y los sistemas utilizan su procesamiento para mantener las cadenas de bloques (blockchain) y verificar transacciones. Es por esta disponibilidad de sus hardwares que los mineros reciben su pago. No obstante, la adquisición de estos dispositivos especializados no resulta precisamente barata.

Ventajas

  • Globales y descentralizadas: al ser monedas virtuales menos susceptibles a las economías locales, sin intermediación de ninguna empresa, Estado o gobiernos, pueden ser utilizadas en cualquier parte del mundo. De hecho, sería una ventaja para aquellos países que tienen restricciones bancarias internacionales.
  • Seguras: es imposible la falsificación o duplicación de las criptomonedas, protegidas por la tecnología blockchain y otras técnicas criptográficas. Solo el usuario sabe su clave y puede operar en estas.
  • Irreversibles: nadie puede deshacer una transacción ya hecha, ni el usuario, ni nadie. Un tercero no puede cancelar o alterar una transferencia realizada, ya que no están controladas por un organismo central que pueda acceder a ellas.
  • Transparentes: todas las operaciones hechas mediante blockchain son públicas y cualquier usuario puede acceder a ellas, ya que los archivos de las cadenas de bloques se almacenan en múltiples hardwares dentro de la red.

Desventajas

  • No protegen del fallo humano: su principal riesgo es que si pierdes la clave secreta para entrar a tu wallet, pierdes el dinero que tenías.
  • Son volátiles: si bien las grandes fluctuaciones en sus precios generan oportunidades de ganancias, también pueden representar la pérdida de importantes montos en solo una noche.
  • Falta de regulación: asimismo, como presentan ventajas al no ser regulada por los Estados o gobiernos; esta cualidad se ha aprovechado con fines criminales, valiéndose del hecho que luego de hacer una transferencia es casi imposible ser rastreado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *