Es rentable el minado de criptomonedas

¿Es rentable el minado de criptomonedas?

Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

El mundo de las criptomonedas va ganando más adeptos cada día. Ni siquiera la caída sufrida no hace mucho por Bitcoin ha podido detener el crecimiento de la comunidad que sigue apostando por ellas. En la actualidad, existen esencialmente dos formas para conseguir criptomonedas. La primera es por medio del intercambio o trading de criptomonedas; es decir, podemos acceder a ellas comprándolas o intercambiándolas por otras criptomonedas o dinero fiat (como el dólar estadounidense o el euro, entre otros). Esto generalmente se realiza en los llamados Exchange, sitios por excelencia dedicados a este fin.

La segunda forma de conseguirlas es por medio del minado o minería de criptomonedas; al mejor estilo de la antigua minería de oro. Sin embargo, en este caso tu pico y tu pala no será precisamente los mismos que su usaban antaño. Recordemos brevemente en qué consiste el minado de criptomonedas.

Minado de criptomonedas

El minado de criptomonedas, desde una perspectiva simplificada, es un proceso mediante el cual se procesan transacciones de divisas digitales; que pueden ser desde una sola transacción hasta cientos de ellas. Esto se realiza mediante complejos cálculos matemáticos (hash) que una vez completados se integran a la cadena de bloques o blockchain. La blockchain es la tecnología computacional criptográfica que está detrás de las criptomonedas. ¡El parecido en el nombre no es pura coincidencia!

Cada hardware exige determinados requisitos para que sea posible minar criptomonedas; y estará en dependencia también del tipo de criptomoneda que sea. Por ejemplo, para minar bitcoin se suelen utilizar equipos mineros ASIC. Estos sistemas son creados específicamente para este fin, con los cuales se garantiza cierta rentabilidad. En el caso del minado de ether, sería necesario lo que se conoce como rig de minería, es decir, una computadora potente con varias tarjetas gráficas (5 como cantidad recomendada), además de un microprocesador, un sistema de refrigeración (usualmente líquido), una fuente de alimentación, entre otros elementos.

Una vez asegurado el hardware, este se conecta con un software específico que será el que generará las criptomonedas. Esta generación se realizará en la medida en que se resuelvan los complejos cálculos matemáticos, lo cual a su vez estará en dependencia de la potencia de ese hardware. Como son muchos los mineros que trabajan en ese proceso, solo el primero que llegue a la solución final será recompensado. Y esa recompensa es precisamente la criptomoneda que se esté minando.

¿Es rentable el minado de criptomonedas?

Las respuestas a esta pregunta son muy diversas. Están los que apuestan por el sí, sosteniendo que las ganancias son muy jugosas cuando se logran las recompensas del minado. Pero advierten que para ello debes tener a tu favor ciertos requerimientos del proceso para garantizar esa rentabilidad. Por ejemplo, la obtención de un equipo de minado a buen precio, las condiciones climáticas del lugar donde esté ubicado y las tarifas de electricidad, la dedicación de suficientes horas de trabajo, y la selección de una criptomoneda que permita obtener ganancias, entre otras.

Por otro lado, también están los que aseguran que no es rentable, fundamentalmente por los costes asociados del proceso de minado. Como por ejemplo, la inversión en el hardware necesario, su mantenimiento periódico, las condiciones determinadas que necesita el equipo para funcionar óptimamente, entre otros.

Para tener mayor claridad, analicemos entonces algunos elementos asociados al minado de criptomonedas que influyen directamente en la rentabilidad del negocio. ¡Sí!, que no te sorprenda, el minado de criptomonedas es un negocio, en tanto requiere una inversión financiera, una administración adecuada de ganancias y una gestión eficiente de los gastos en que se incurran.

Es rentable el minado de criptomonedas

Costos de inversión para el minado

Minar criptomonedas no es como apretar un botoncito en nuestra computadora y listo, comenzamos a ganar recompensas. ¡No! Minar conlleva realizar una inversión desde el inicio. La compra del equipo es de los primeros costos asociados al minado de criptomonedas. Y recordemos que no es cualquier equipo, sino de uno realmente potente que permita realizar el procesamiento necesario que requiere el minado. Los equipos ASIC, por ejemplo, son de los más costosos.

Luego viene el proceso de instalación del equipo. Esto puedes hacerlo: en tu propia casa, como la típica minería casera; puedes construirte tu propia granja de minado; o puedes optar por la variante del housing (si es que existe en tu localidad o país). En este último caso, con el housing solo tendrías que comprar el equipo y luego lo llevarías a un lugar desde donde realizará el minado; una clara ventaja de esta alternativa. Aunque parezca una ventaja insuperable, analiza lo siguiente.

Minería casera

Si te decides por la variante casera, es probable que tengas que adaptar un espacio específico para este. A su vez, deberás realizar las adecuadas instalaciones de electricidad y refrigeración. Paralelamente, recuerda que el proceso de minado consume bastante electricidad, por lo que obviamente tu tarifa de electricidad vendrá aumentará una vez comiences a minar. Asimismo, no olvides que el servicio de Internet también se paga. Lo bueno de tenerlo en casa es que tú mismo podrás controlar y cuidar el equipo. Estos detalles también se aplican si optas por construir tu propia granja, aunque por supuesto, a una escala mayor. Generalmente los que se dedican a establecer sus granjas, suelen estudiar los mejores lugares del mundo de acuerdo a las tarifas de electricidad y al clima. Mientras más baja sea la tarifa de electricidad y más frío el clima, mejor.

Housing

En el caso de contratar un housing, la situación es diferente. Debes tener presente que los costos asociados al housing tampoco son despreciables. Recuerda que tendrás que pagar el arancel o renta que te cobre el lugar, además de electricidad, seguro, limpieza e impuestos. Por si fuera poco, siempre hay que estar claro si el sitio también descuenta algún por ciento adicional de la ganancia alcanzada. Igualmente, siempre queda la incertidumbre de si tu equipo recibirá el cuidado y mantenimiento adecuados, elementos vitales para la prolongación de su vida útil.

Alta volatilidad de las criptomonedas

Todo el que se haya involucrado con criptomonedas o esté realizando su debido estudio previo para comenzar la travesía, sabrá que el precio de las criptomonedas no es fijo. Esto significa que no hay una garantía de que la inversión hecha para el minado termine dando frutos reales. Por ejemplo, si minamos bitcoin cuando su precio es de $50.000 y en poco tiempo ese valor cae significativamente, la rentabilidad del proceso se verá afectada. Por otro lado, cuando la moneda que se está minando se encuentre en un mercado alcista, los mineros percibirán más ganancias. En este sentido, con respecto a las criptomonedas, nada es 100% seguro.

Necesidad creciente de más potencia

Para que la rentabilidad del minado de criptomoneda se mantenga en el futuro, se afirma que será necesario más potencia de hardware para el minado. Esto se debe a que el minado dará cada vez menos recompensas, debido a que la generación de criptomonedas es finita y viene acompañada de un proceso conocido como halving. Este consiste en que cada 4 años se reduce a la mitad el monto de las criptomonedas que se obtiene como recompensa del minado. Por tanto, para llegar a alcanzar la misma rentabilidad que se tiene en la actualidad, el sistema deberá ser capaz de minar más de lo que mina actualmente.

Dificultad del minado

El proceso de minado no es una tarea fácil. De hecho, tiene su propia dificultad, y esta se actualiza cada dos semanas aproximadamente. Que no te tome de sorpresa, la dificultad del minado no siempre es la misma. Entiéndase que, con el objetivo de mantener la emisión de criptomonedas estable y el procesamiento de las transacciones en un promedio de 10 minutos por bloque, el sistema debe ajustar su dificultad; en otras palabras, se autorregula. Las variaciones que sufra la dificultad dependerán de la tasa de hash de la red (hash rate). Esta tasa es precisamente el poder de minado que ejercen a nivel mundial todos los mineros de la criptomoneda en cuestión.

En este sentido, mientras más mineros haya conectados a la red, mayor será el hash rate y, por ende, la dificultad. Esto significa que tardarán más tiempo para minar un bloque y recibir la recompensa. Generalmente cuando la dificultad del minado aumenta, los mineros suelen desconectarse de la red. Así, disminuye la tasa de hash, baja la dificultad y la competitividad dentro de la red, y esto hace que aumente la probabilidad de recibir la recompensa tras un bloque minado. Esto se traduce en que el aumento de la dificultad del minado tendrá un impacto directo en la rentabilidad de la actividad del minero.

Los pool de minería y sus costos

Además de minar solo por tu cuenta, existe la posibilidad de hacerlo integrándote a un grupo de personas para generar criptomonedas en conjunto. Esto puede ser muy útil sobre todo si tus equipos no son muchos ni muy potentes. A esto se le conoce como pool de minería o nodos mineros, y en ellos se comparte poder computacional para un fin común. El poder de minado, o hash rate, de todos los participantes se muestra como una sola entidad, en lugar de varias. Así, se crean mayores posibilidades de lograr éxito en el minado que realizándolo solo. Cuando se logra minar un bloque, la recompensa es repartida entre todos los colaboradores. Tu ganancia particular estará en función de cuántos equipos tengas conectados a la red y su potencia.

No obstante, aunque en la unión está la fuerza, en este caso no sale gratis. Los pool de minería cobran comisiones por la agrupación de todos los mineros. Así que este gasto debes tenerlo en cuenta para poder calcular la rentabilidad del minado de criptomonedas.

Las leyes del lugar donde mines

Si bien las criptomonedas gozan de su aplaudida descentralización, existen países en los que el minado y comercio de criptomonedas están sujetos a regulaciones. Por ejemplo, en algunos lugares la minería exige la declaración de ingresos devenidos de esta actividad y el pago de impuestos. Por esta razón, asegúrate de estar enterado de lo que establecen las leyes del lugar donde mines. Así evitarás incurrir en incumplimientos que atenten aún más contra la rentabilidad de esta actividad.

Cambios en las reglas del minado

Si bien el proceso de minado se realiza en base a protocolos ya establecidos desde el inicio, nada garantiza que esto se mantenga siempre así. Algunos hablan de requisitos que pudieran implementarse en el minado de algunas criptomonedas. Por ejemplo, en el caso del ether se ha hablado sobre el requerimiento de depositar un monto determinado de la criptomoneda. Si esto es así, la inversión inicial será mucho más alta y, por ende, afectará la rentabilidad del proceso.

Entonces, ¿es rentable el minado de criptomonedas? Eso solo lo puedes decir tú mismo en función de los cálculos que hagas respecto a la inversión que necesitarás hacer. Existen sitios disponibles en Internet que permiten calcular la rentabilidad que supondría invertir en el minado de criptomonedas. Algunos de estos portales son: WhatToMine, CoinWarz, Minerstat, CryptoCompare, Coin Calculators, ASIC Miner Value, entre otros. Sea cuál sea nuestra decisión, debemos tener presente que la minería de criptomonedas no provee ganancias fijas ni estables. Eso sí, es necesario que si te decides a invertir en el minado de criptomonedas, recuerdes bien esta máxima a la hora de realizar tu inversión: más caro no significa que sea mejor, ni más potente significa que genere más ganancias. Así que, haz tus análisis y toma la decisión que más se ajuste a tus posibilidades reales.

Y en tu opinión, ¿consideras que sea rentable el minado de criptomonedas? Déjanos tus respuestas en los comentarios. De igual manera, no olvides compartirle este artículo a tus amigos y familiares que estén pensando adentrarse en este mundo de la minería.