Remesas y América Latina: las remesas en Colombia

América Latina y el Caribe se posiciona como una de las regiones más activas y destacadas en términos de recibo de remesas. El dinamismo de la migración en los países que la componen se torna determinante en este sentido. En nuestro post anterior pudimos analizar la situación del país que ocupa el primer lugar de la región: México. En esta ocasión, analizaremos el notable incremento de remesas en Colombia, con respecto a sí misma en los últimos años.

Las remesas en Colombia

Colombia se ubica como el cuarto país que más remesas recibe en la región, sustentado por los 5 millones de nacionales que residen en el exterior, aproximadamente. Lleva ya 4 años consecutivos superándose a sí mismo en el monto acumulado, marcando crecimientos sostenidos que implantan records históricos. Según diversos reportes, las remesas en Colombia han logrado colocarse entre las tres primeras actividades que más divisas generan en el país. Tanto es así que su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) del país ha ganado atención, llegando a alcanzar poco más del 2%.

Estados Unidos es el país que más destaca en la emisión de estos flujos financieros, ya que alrededor del 50% de las remesas recibidas por los colombianos el pasado año provinieron de dicho país, según datos del Banco de la República. Asimismo, España ocupa el segundo lugar entre los principales emisores. Estimaciones al respecto sugieren que la mitad de los nacionales residentes en el exterior viven en estos dos países, de ahí que sean los más destacados en este sentido. No obstante, vale mencionar que son seguidos por Chile y Reino Unido.

De igual manera, algunos departamentos pueden ser identificados como los mayores receptores de esas remesas en el país. El Valle del Cauca aparece como el más sobresaliente, seguido por Antioquia y Cundinamarca, según reportes del Banco de la República. Sin embargo, como los menos favorecidos al respecto se pueden mencionar a Guainía, Vichada y Guaviare. Por otro lado, algunas investigaciones revelan que el promedio de remesas recibido por los colombianos oscila entre los 250 y 300 dólares.

Efectos de las remesas en Colombia

La mayor parte de las remesas recibidas por las familias colombianas son empleadas en la manutención del hogar, sobre todo en aquellas viviendas de bajos ingresos. Otros pocos las dedican al ahorro o la inversión. Debido a que las remesas impulsan mucho el consumo familiar, algunos reportes consideran que el esquema de gastos de las familias ha influido en el desarrollo económico del país; pues un mayor consumo implica una mayor inversión monetaria que se refleja directamente en la economía.

Sin embargo, este aumento de remesas también tiene su perjuicio y se refleja directamente en el mercado laboral. ¿Cómo es esto? Pues sencillo: la persona que recibe remesas suficientes como para mantenerse, no se siente motivada ni necesitada a buscar un empleo. Por un lado, ya tiene un mínimo por el que medir el salario que estará dispuesto a aceptar en un trabajo, y mientras no lo encuentre se mantendrá en espera del que considere adecuado. Por otro, algunas personas prefieren permanecer en casa realizando labores hogareñas o dedicarse al estudio o cualquier otra actividad. Estas situaciones incidirán directamente en el aumento de la tasa de desocupación y desempleo.

Panorama del 2019

En el año 2019 Colombia alcanzó el record histórico de 6744 millones de dólares por concepto de remesas, significando un aumento del 7.1% con respecto al año anterior. Igualmente, dicho monto fue tres veces superior a lo logrado con la cosecha nacional cafetalera.

Muchos factores han estimulado estos aumentos consecutivos del monto de remesas anuales. Ineludiblemente, la salud de la economía de los países emisores es un elemento determinante en este sentido; la reducción del desempleo en Estados Unidos ha contribuido positivamente. Estudios sobre el tema estiman que de cada 10 colombianos que viven en el exterior, entre 6 y 7 envían remesas a sus familiares y amigos. También, y aunque pueda parecer extraño, la depreciación del peso colombiano frente al dólar estadounidense ha contribuido positivamente a que las familias posean mayor poder adquisitivo y, por ende, mayor capacidad de consumo; mientras más pesos se obtienen al cambio, más se puede consumir.

¿Qué esperar para el 2020?

Existe una preocupación entre los expertos que estudian el tema. La edad de las personas que se fueron, y que son las encargadas del envío de las remesas hoy, sigue avanzando día a día. Se estima que la edad promedio del colombiano característico que vive en Estados Unidos se aproxima a los 50 años, y los que viven en España poseen una década menos. Lo que harán esas personas que se aproximan a una etapa de declive en su vida laboral puede ser diverso; ya sea continuar trabajando, vivir de pensiones o regresar a su país de origen, es algo que comienza a levantar incertidumbre ante el futuro.

No obstante, en la actualidad la migración de jóvenes continua y ellos se convertirán en el relevo de sus predecesores. Igualmente, es válido señalar que hay un detalle que no podemos pasar por alto. Ya comentamos que el flujo de remesas depende del estado de las economías de los países emisores. En estos momentos nos encontramos atravesando una pandemia que está haciendo bastantes estragos en los países contagiados, y también en sus economías. Entre ellos se encuentran también aquellos que constituyen los principales emisores de remesas para Colombia. ¿Qué pasará entonces? Las hipótesis son diversas, desde que las consecuencias de la crisis serán prolongadas hasta que la recuperación no demorará mucho. Ya sea uno u otro el panorama, las economías de todos los países implicados experimentarán su impacto, y debemos estar preparados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *