Metaverso, así será el mundo virtual del futuro

Metaverso, así será el mundo virtual del futuro

Tiempo de lectura: 5 minutos

Un concepto que comienza a ser recurrente en nuestra cotidianidad, apartando cualquier alusión a los últimos estrenos cinematográficos de Marvel con su personaje Doctor Strange, es precisamente el de metaverso de Facebook. 

Desde el año pasado este concepto alcanzó una popularidad mayor cuando el fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció su apuesta total como empresa a este proyecto. Tanto así, que incluso el propio nombre de la empresa cambió a Meta, con lo cual enfatiza aún más el rumbo de su estrategia. 

Pero, ¿qué es el metaverso? y…

¿por qué una empresa tan grande como Facebook y Mark Zuckerberg le apostaría todo a un proyecto en desarrollo, que aún no existe?

Cómo entender el metaverso

Este concepto puede ser un poco complicado de entender sobre todo para aquellos más alejados a las tecnologías computacionales. Sin embargo, una analogía con elementos que conocemos puede ayudarnos a captar la idea. Los videojuegos pueden ser un buen ejemplo en el que apoyarnos. 

Imagina que, estando en nuestro cuarto, nos ponemos un par de gafas o cascos especiales y nos transportamos a un mundo en el que podemos realizar casi cualquier acción. En ese mundo, nosotros mismos somos un avatar cuya apariencia podemos personalizar de acuerdo a nuestras preferencias. En esencia, nos sentimos “como si” estuviéramos en ese mundo y vivenciamos lo que allí sucede “como si” fuera en la vida real.

El término metaverso proviene de una novela de ciencia ficción de 1992 llamada Snow Crash, escrita por Neal Stephenson. Para los amantes de la literatura o el cine, hay ejemplos que también nos ilustran sobre el metaverso. La novela, también de ciencia ficción, Ready Player One, de Ernest Cline, es un ejemplo. Tal vez los cinéfilos hayan disfrutado la película del mismo nombre dirigida por Steven Spielberg y estrenada en 2018. Todas estas aproximaciones nos permiten tener una idea de qué se trata cuando hablamos de metaverso de Mark Zuckerberg. Pero para entenderlo con mayor profundidad, comencemos entonces por lo básico.

Definición del término

El término metaverso está compuesto por la palabra “meta” que significa “más allá”, y “verso”, que hace alusión al universo. En tal sentido sería como un mundo más allá del universo que conocemos, o un mundo paralelo

¿Qué es el metaverso?

Concretamente, el metaverso se entiende como un mundo virtual al que podemos acceder por medio de dispositivos del mundo físico. Dichos dispositivos pueden ser cascos o gafas de realidad virtual y realidad aumentada. Este mundo en Internet viene a ser una especie de realidad virtual en la cual las personas vivencian una experiencia inmersiva en casi cualquier esfera de sus vidas. Así, estarán superando las interacciones con pantallas para hacerlas más vivenciales, potenciando el sentido de presencia. Algunos incluso afirman que el metaverso será el Internet del futuro. Incluso, se espera que la quinta evolución de la red de redes será este Internet personificado

Su creación está en manos de miles de desarrolladores que trabajan para llegar a lograr ese mundo virtual con todas las posibilidades que uno pudiera imaginar y más. A su vez, dentro del metaverso, cada usuario podrá hacer sus propias contribuciones y crear sus propios mundos. Podrá recrear nuevos espacios y lugares según gustos y preferencias, así como teletransportarse de una experiencia a otra. Dentro del metaverso, se podrán realizar muchas de las dinámicas sociales del mundo real, como interactuar con otros usuarios y con el entorno, mover objetos, desplazarse, trabajar, crear, comprar, vender, jugar, estudiar, aprender, asistir a conciertos, reuniones, hacer ejercicios, entre otras muchas.

El metaverso de Facebook (ahora Meta)

Horizon Worlds es la plataforma de realidad virtual que lanzó Facebook, disponible en sus inicios solo para Estados Unidos y Canadá. En la actualidad ya hay más de 10.000 mundos dentro de la misma. Para el acceso a ella es preciso usar las gafas de Oculus (empresa comprada por Facebook en 2014) y los controladores que ofrece la compañía. La inversión en este proyecto es altísima. Se busca la creación de hardware, software y contenidos en realidad virtual y realidad aumentada. En la actualidad existen ya software creados para actividades específicas, como Horizon Workrooms, plataforma colaborativa empresarial para realizar reuniones, también ligada a las mencionadas Oculus. 

Características básicas

Son muy variadas las características que se espera posea el metaverso. Para lograr esa experiencia más real y que fluya la “vida” dentro de él, es necesario que se cumpla una serie de conceptos básicos que guiarán el desarrollo del mismo. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Inmersividad: la experiencia del usuario deberá ser cada vez más inmersiva, de manera que este pueda sentir lo que está viviendo en el metaverso.
  • Presencia: el sentido de la presencialidad es muy importante en este concepto. No es solo estar presente, es sentirse presente e interactuando con los diversos entornos o actividades realizadas en el metaverso.
  • Interfaces naturales: en relación con lo anterior, a medida que las interfaces sean más naturales y fluidas, se estimula más la presencialidad y se genera una vivencia más real.
  • Interoperabilidad: cada elemento virtual deberá funcionar en todos los entornos del metaverso. Por ejemplo, una prenda de vestir comprada para tu avatar en un mundo determinado, deberá poder usarse en los otros.
  • Sincronismo: implica la existencia de interacciones en tiempo real, tal como se haría en el mundo físico.
  • Disponibilidad: se refiere a la posibilidad de los usuarios inicien sesión sin límite de participantes, así como a la existencia de dispositivos para todos.
  • Persistencia: el metaverso seguirá existiendo independientemente del tiempo y el lugar. El usuario podrá acceder a los diferentes entornos presencialmente con su avatar.
  • Avatar: cada usuario tendrá la posibilidad de personalizar su propio avatar a gusto, al tiempo que se trabaja para que los mismos sean cada vez más realistas.
  • Teletransportación: los usuarios tendrán la posibilidad de teletransportarse de un entorno a otro cuando deseen.
  • Bienes virtuales: podrá existir propiedad privada y bienes virtuales que puedan adquirirse o venderse.

De cierta manera, vestigios del metaverso han existido desde antes. Por ejemplo, los NFT (Non Fungible Tokens), como certificados digitales de autenticidad para contenidos virtuales, son propiedades digitales con los que solo se puede interactuar de manera virtual. Por su parte, el metaverso también deberá crear una economía propia, pues al ser en un entorno de relaciones e intercambios, necesitará eventualmente comercializar productos de alguna forma. Tal vez las criptomonedas y los propios NFT se beneficien en este ecosistema.

¿El metaverso de Facebook (ahora Meta) será único?

Definitivamente no. Meta no es la única empresa que ha dado pasos en este sentido, aunque sí hay que reconocer que Mark Zuckerberg ha apostado completamente por este proyecto. Empresas como Nvidia, Google, Microsoft, Sony, Apple, así como desarrolladoras de videojuegos como Epic Games, están trabajando en productos que tributan directamente al metaverso. 

Si bien quien primero establezca un metaverso será quien más se beneficie, no cabe dudas de que deberá existir colaboración entre las distintas empresas para hacer del metaverso un mundo disponible para todos (como se dice que será) e interoperable. El desarrollo de las diferentes tecnologías demandará alianzas entre ellas para llegar a lograr un ecosistema realmente exitoso.

Por ahora, resta ver cómo se continúa desarrollando el metaverso y cuándo será accesible para parte importante de la población mundial. Aún existe mucha especulación en el tema. Por supuesto, existen detractores que anuncian el fin del mundo y a Mark Zuckerberg como el peor hereje. No obstante, esto no es nuevo. Los cambios tecnológicos siempre han suscitado malos augurios. Por ejemplo, cuando surgió la televisión se auguró el fin de la radio y aún sigue en pie en pleno siglo XXI. Sin embargo, el metaverso sí propone un cambio drástico a la forma de interactuar con el mundo. Nuevas formas de socializar, trabajar, compartir. Una nueva economía y hasta posiblemente nuevas monedas. Si será positivo o negativo es algo que aún no podremos predecir. Como todo cambio, sus consecuencias variarán en dependencia a cómo cada persona particular lo asuma.

FacebookTwitterWhatsAppTelegramLinkedInShare