SEO para emprendedores

Emprender un negocio significa tomar las riendas de tu propio destino económico, con todo lo que esto trae consigo. Estarás invirtiendo muchos recursos en él que sabes de antemano que su recuperación no será inmediata. Lograr la rentabilidad deseada exige la realización de un trabajo fuerte y constante; y hay que estar dispuestos a llevarlo adelante.

La era digital plantea nuevos retos y oportunidades para todo emprendedor. Concebir un negocio sin su presencia en los medios digitales significa trabajar a medias. La comunidad digital a la que se deja de acceder puede representar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Así que hoy en día estar en las redes no es solo una opción más, sino una necesidad. Por eso, dominar las técnicas básicas que te harán visible y accesible para el público desde la virtualidad debe ser prioridad. En este sentido, te proponemos profundizar en un elemento que te será extremadamente útil para tu desarrollo óptimo en la web.

SEO

SEO son las siglas en inglés que hacen referencia a la optimización para motores de búsqueda (Search Engine Optimization). Pero, ¿qué significa esto? Pues bien, para entenderlo debemos ir por partes. Por un lado tenemos los motores de búsqueda. De manera sencilla, estos son los buscadores por medio de los cuales solemos “buscar” cualquier cosa en internet. A través de ellos encontramos coincidencias de aquellas entradas que les damos. Así, vamos navegando por internet y explorando las múltiples opciones disponibles hasta encontrar aquella que realmente nos satisface. Entre esas múltiples opciones se encuentra definitivamente nuestro negocio. Sin embargo, es muy probable que el cliente se decida por la competencia antes siquiera de haber recibido como sugerencia de su búsqueda el enlace a nuestro negocio. Justo aquí es donde entra en juego la segunda parte de este concepto: la optimización.

De nada sirve que tengas presencia en internet si no recibes visitas a tu página, y por consiguiente no sumas ningún nuevo cliente. La optimización implica eficiencia, y en este caso concreto, significa lograr que tu página aparezca entre las primeras sugerencias de una búsqueda afín con tu contenido. De esto se trata, de lograr un posicionamiento ventajoso entre las múltiples competencias del mercado. Y ese posicionamiento se logra por medio de la optimización de tu página.

Posicionamiento SEO

El posicionamiento SEO se conoce también como posicionamiento en buscadores, posicionamiento web, posicionamiento natural u orgánico. Con los términos de natural y orgánico se hace referencia al modo en que este se realiza. Esto es, por medio de la aplicación de una serie de técnicas a nuestra página web que contribuyen con dicho posicionamiento. En otras palabras, no se paga por lograr una buena posición, sino que tu propio trabajo eficiente en tu página es el que logra posicionarla “por sí solo”.

Un buen posicionamiento SEO otorga mayor visibilidad a nuestra web. No cabe dudas de la ventaja que significa ocupar las primeras posiciones en las SERPs (del inglés Search Engine Results Page, Página de resultados del buscador) de los buscadores. De hecho, aparecer entre las primeras sugerencias de una búsqueda es un deseo de muchos; más que eso, en la actualidad se torna una necesidad. La mayoría de las personas no suele ir a la segunda página de resultados cuando realiza una búsqueda. Entonces, si no aparecemos en esa primera página, la probabilidad de visitas a nuestra web se reduce significativamente. Por esto, trabajar en nuestro posicionamiento garantiza como mínimo mayor afluencia de usuarios a nuestra página que pudieran convertirse en clientes potenciales. En este sentido, la optimización de la página es esencial, no solo con vistas al cliente sino también con respecto a los buscadores. Veamos esto con más detalles.

Motores de búsqueda: cómo funcionan

Optimizar nuestra página web con vistas a un buen posicionamiento en los buscadores parte de conocer y entender cómo estos trabajan. Aunque existen disímiles de buscadores, Google absorbe más del 90% de las búsquedas que se realizan; por esta razón, vamos a tomarlo como ejemplo para ilustrar mejor cualquier explicación. El funcionamiento de este buscador (y de cualquier otro) puede sintetizarse en dos acciones puntuales: rastreo e indexación.

El rastreo se realiza por medio de bots o arañas que recorren la web a través de los enlaces, rastreando los millones de páginas existentes. Posteriormente ocurre la indexación, proceso en el cual todas estas páginas revisadas son añadidas a un índice. Así, el buscador va creando una extensa lista con todas las páginas existentes. Cuando un usuario introduce en el buscador los términos que quiere buscar, los resultados que se muestran son extraídos de ese índice. Dicha selección de resultados se realiza por medio de los propios algoritmos de búsqueda del buscador. Estos no son más que procesos matemáticos que determinan los resultados a mostrar y el ordenamiento de los mismos.

Los motores de búsqueda solían basarse en el número de veces que se repetía una palabra dentro del texto para otorgarle una posición privilegiada. En la actualidad, los criterios han evolucionado llegando a ser cada vez más elaborados. El buscador le da mucha importancia a la experiencia de usuario (UX, del inglés User experience); trata de brindarle el mejor servicio. Así, muestra entonces la que considera la “mejor respuesta” a la petición de búsqueda. Para ello, tiene en cuenta múltiples factores, pero existen dos que suelen ser básicos y tienen un alto impacto: la autoridad y la relevancia.

Autoridad y relevancia

La autoridad hace referencia a la popularidad de una página. Si una página es popular significa que a muchas personas les gustó por lo tanto su información es valiosa. Asimismo, este hecho sugiere que ha sido positiva la experiencia de usuario en esa página. Por su parte la relevancia radica en la correspondencia del contenido de la página con la búsqueda del usuario. Ya no es prioridad el número de veces que se repiten los términos buscados dentro de la página. Lo importante es cuán bien el contenido de la página responde a la búsqueda realizada.

Ahora ya tenemos una idea de cómo funcionan los motores de búsqueda en los que debemos posicionarnos. Y también conocemos dos de los factores básicos que influyen en el posicionamiento SEO. ¿Qué seguiría? Pues precisamente conocer aquellas acciones y técnicas a implementar para mejorar el posicionamiento. Para ello, nuestro próximo post brindará detalles que te recomendamos no pasar por alto.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *