9 estrategias de precios para tu alquiler vacacional

Las 9 mejores estrategias de precios para tu alquiler vacacional

Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

Asignarle un precio adecuado y justo a tu alquiler vacacional es una tarea con la que eventualmente tendrás que lidiar. Si ya eres de los que lleva un tiempo en este negocio, te vendrán a la mente esos primeros momentos de decidir, y todos los que constantemente vienen después. Sí, constantemente; no pienses que poner un precio a tu alquiler vacacional es solo decidirlo y despreocuparte de él. Requiere monitoreo y reajustes frecuentes en función de las condiciones cambiantes que nos rodean. Es por ello que resulta necesario establecer una estrategia de precios que responda efectiva y equilibradamente a las exigencias del medio y a nuestro favor.

Mejores estrategias de precios para tu alquiler vacacional

Son muy diversas las variables que hay que tener en cuenta a la hora de establecer un buen precio para nuestro alquiler vacacional. No se trata de que por querer enriquecernos rápido asignemos un precio que lo único que nos haga ganar sea disponibilidad eterna; esto se traduce en no reservas y, por ende, cero ganancias. O que por intentar acaparar todas las demandas de clientes posibles establezcamos un precio que ni siquiera cubra nuestros gastos fijos del mes. El balance adecuado así como el análisis de las situaciones cambiantes será lo que deba guiarnos a establecer las mejores estrategias de precios. Veamos las más eficaces y con muy buenos resultados en diversos contextos.

estrategias de precios para tu alquiler vacacional

1. Conoce tu oferta y sus gastos asociados

Estás brindando un servicio que tiene determinadas características y ventajas. Puede que prefieras que tu alquiler contenga simplemente lo básico para el viajero; cama y baño, por ejemplo. O puede también que estés buscando brindar a los vacacionistas una experiencia atractiva e inolvidable, con lo cual incluyes servicios especiales como desayuno, piscina o zona de playa. Sea cual sea tu proyecto, debes calcular el valor de la calidad, diversidad y posibilidades de lo que ofreces, así como tus gastos asociados. Aquí se incluyen aquellos que son mensualmente fijos, como la electricidad o el agua; y también los variables, que responden a contingencias previsibles durante el mes, y que deben ser contemplados dentro del precio del alquiler. Así, podrás identificar el valor mínimo por debajo del cual tu negocio deja de ser rentable y deriva en pérdidas.

2. Estudia la competencia y compara

Estar en sintonía con los negocios de tu zona similares al tuyo debe ser algo que no puedes descuidar. Estudia aquellos alquileres que brindan un servicio parecido al tuyo, en tanto a oferta, condiciones y zona. Luego identifica lo que te diferencia del resto y considera entonces establecer un precio que sea equilibrado con tus similares, pero también que incluya aquello que le da valor agregado a tu negocio. Cuídate de no caer en excesos ni en convertirte en un competidor desleal con tu gremio al establecer precios muy por debajo a los de tus competidores.

Entiende que en muchos aspectos es necesario contar con la colaboración de ellos, pues por ejemplo, en temporadas altas, si todos no suben sus precios, te quedarás sin reservas y con un precio por las nubes. También recuerda que tu precio debe ser lo más balanceado posible; un precio muy bajo puede reportarte pérdidas, puede hacer desconfiar a los clientes de la calidad de tu alojamiento, o incluso puede atraer clientes no deseados. Por el contrario, un precio demasiado alto te dejará fuera de los radares de reservas de los clientes que encuentran ofertas similares a la tuya por un mejor precio.

3. Establece temporadas con precios diferenciados

Debes estudiar cuáles suelen ser las temporadas altas, medias y bajas de tu zona. Si tu alquiler está ubicado en una zona costera, es probable que tu temporada alta o de mayor afluencia de público sea en verano. Conociendo esto podrás modificar tus estrategias de precios en esas temporadas para maximizar la ganancia. En temporada alta es recomendable subir el precio, pues la demanda por alojamientos aumenta y te puedes permitir un precio mayor. Por el contrario, en la temporada baja, deberás disminuir tu precio un poco o agregar ofertas especiales para larga duración, en aras de lograr atrapar a los pocos viajeros que se aventuran por alojamientos vacacionales. En temporadas media se aplica una lógica acorde, siempre estudiando la zona y la experiencia de los años anteriores.

No obstante, también podrás establecer tus propias temporadas personalizadas. Esto significa que, estudiando tus históricos podrás detectar periodos, ya sean de unos días, una semana o varias, en los que te permitas establecer precios diferenciados. Sería como establecer las temporadas propias de tu negocio. Si detectas, por ejemplo, que en un mes determinado a pesar de ser temporada media tienes bajas reservas, considera ajustar tu precio en ese periodo específico para lograr captar clientes. En otras palabras, será como establecer un mapa específico de tu alquiler vacacional que te permita ajustar tu precio según las condiciones y así garantizar la máxima rentabilidad. No olvides siempre revisar periódicamente cómo marcha el ajuste de precios para tomar partido a tiempo en caso de que algo necesite ser modificado.

4. Estudia tu ubicación y lo que acontecerá a tu alrededor

Deberás aprender a conocer la zona y localidad donde está enclavado tu alquiler vacacional. Es vital para tus estrategias de precios. Tienes que ser consciente de las características que rodean a tu negocio. El lugar donde está situado tu alojamiento, así como las oportunidades de esparcimiento que ofrece son claves para establecer un precio acorde con lo que ofertas. Asimismo, podrás aliarte con empresas cercanas y sumar a tu producto algún servicio adicional a un precio competitivo. Deberás estar atento a las vacaciones, los días festivos y feriados de tu país o localidad, así como a la programación de cualquier tipo de evento que se vaya a realizar por tu zona.

Estas son buenas oportunidades que no puedes dejar de aprovechar para reflejarlas en tu precio. Asimismo, deberás comenzar a conocer la procedencia de los vacacionistas habituales a tu zona y tu alojamiento. Si son de otros países, conocerlos te permitirá contemplar sus días festivos o feriados como fechas potenciales en que pueden decidir viajar hasta tu país y visitar tu alquiler, con lo cual podrás ajustar también tu precio.

5. Establece tu política de restricciones generales y fija tarifas

Las restricciones básicas atraviesan varios momentos de este proceso. Por ejemplo, el tiempo de estancia mínima, o el día obligatorio de entrada o de salida; en este caso concreto, se recomienda que solo seas estricto en esto durante las temporadas donde estés seguro que tienes alta demanda. Por otro lado, deberás establecer tu política de cancelaciones. Una buena forma de saber si debemos ser más estrictos en esto es analizar si las reservas anuladas pasadas nos han traído pérdidas. Igualmente, se recomienda que el anticipo que se cobre, de no ser el precio completo, al menos cubra tus gastos fijos para evitar pérdidas en caso de cancelación. Además, establece tarifas diferenciales en función del día de la semana, pues no será lo mismo reservar para días laborables, que reservar los fines de semana.

6. Precios dinámicos

En la actualidad muchos expertos del sector recomiendan el empleo de precios dinámicos. Esto implica que los precios se vayan ajustando a medida que evolucione la demanda, partiendo de los precios base de cada temporada. Llevar esto a papel y lápiz puede ser complicado, y por eso se han desarrollado muchos software que ayudan en este trabajo. Dichas soluciones tecnológicas están basadas en machine learning y big data, y de esta manera se encargan de ajustar los precios en tiempo real. Para esto, es importante contar con buenas métricas y estadísticas del comportamiento de nuestro negocio en temporadas anteriores, para asegurar que los cálculos sean lo más precisos posibles.

7. Revisa los precios según las plataformas

Las comisiones que cobran los canales o plataformas en que te anuncias no pueden significar pérdidas para ti. Por ese motivo, deberás revisar si necesitas subir el precio de tu alquiler vacacional en determinada plataforma para amortiguar el impacto de su comisión. Esto lo deberás revisar con periodicidad para evitar cambios en las plataformas que sean desventajosos para ti.

8. Incluye una tarifa de limpieza

Muchos propietarios pasan por alto este elemento olvidándose de lo importante que es. Así lo hagas tú mismo como propietario o contrates un servicio externo de limpieza, lo cierto es que siempre implica un gasto de tiempo y dinero. Y debe estar contemplado en las estrategias de precios de tu alquiler vacacional. La tarifa de limpieza se cobra por estancia, no por noche. Puede ser utilizada para cubrir no solo los servicios de lavandería y limpieza, sino también de mantenimiento; incluso puede utilizarse para aumentar los ingresos. No obstante, debes tener presente que esta tarifa también comunica una idea a los clientes; si la tarifa de limpieza es alta, estimulará a los huéspedes a acomodar y recoger ellos mismos el lugar; si la tarifa de limpieza es baja, los huéspedes podrían despreocuparse de ordenar las cosas antes de irse.

9. Introduce ofertas

Hay muchas ofertas que puedes incluir en tu propuesta, si las condiciones te lo permiten, y que le brindan a tu negocio un valor añadido. Además de ser atractivo para los huéspedes, estas ofertas ayudan a maximizar tu rentabilidad; pues por ejemplo, aunque disminuyas un poco el precio de tu alquiler en algún momento, eso te garantiza que al menos tengas reserva para unos días que se avizoraban vacíos. Aunque puedes establecer las ofertas que mejor se ajusten a tu modelo, estas son algunas de las más usadas por los propietarios de alquileres vacacionales: 

Precio por persona

Verifica si te es más conveniente un pago general por todo el alojamiento o si es mejor el cobro por persona; esto puede maximizar tu ganancia y puede abrir el diapasón para públicos más numerosos. Además, en temporada baja, puedes ofrecer un precio bajo por persona y aplicar algún recargo si se desea incluir a alguien más.

Persona adicional

Si tu alquiler es ideal para dos personas, pero aun así tiene la posibilidad de reajustarse para incluir una tercera, puedes considerar esta oferta adicional con su correspondiente costo extra. Los clientes lo agradecerán y tú incrementarás las ganancias.

Early booking (reserva temprana)

Ayuda a captar viajeros con tiempo de antelación, siendo atractivo para ambos; para el cliente, porque siente que tiene seguro un alojamiento durante su venidero viaje, y con descuento; y para el propietario, porque le asegura llenar la vacante de esos días y, por ende, la ocupación a largo plazo. Debes valorar que esté en juego con la política de cancelaciones para evitar pérdidas en caso de anulación de reserva.

Last minute (último minuto)

Oferta especial para atraer clientes indecisos. Ideal para lograr llenar los días vacíos que vayan quedando en tu calendario.

Early check-in, late check-out

Este tipo de servicio no solo permite obtener más ingresos, sino que además se les brinda un añadido atractivo a nuestros clientes para su estancia.

Estancias largas

El reajuste de precios para estancias largas permitirá ganar días de reserva y con ellos el costo asociado. Aunque se reduzca un poco el precio, igual impactará positivamente en la rentabilidad del negocio.

Forzado de fin de semana

Para evitar que tus clientes te dejen días vacíos en fines de semana, podrás establecer como obligatorio reservar las noches de viernes y sábado juntas.

Estancia mínima

Establece estancias mínimas variables según las temporadas según cómo se haya comportado tu clientela históricamente. Si quieres evitar que en Semana Santa te reserven solamente el viernes santo, puedes considerar aumentar la estancia mínima de reserva solo por esa semana.

Cliente habitual

Hay veces que logramos fidelizar a ciertos clientes de tal manera que suelen repetir su visita. Considera ofertas especiales para este tipo de clientes habituales que los beneficien, pues así alimentas su fidelidad. Además, según las estadísticas, los clientes antiguos que repiten suelen gastar más que la primera vez.

Reservas cercanas

Otra forma de fidelizar a tus clientes es ofrecer un incentivo para aquellas estancias que se realicen dentro de los 6 meses siguientes al check-out. Este es un buen atractivo para que el cliente repita en corto tiempo y para que asegures otra reserva en el próximo semestre.

Bebés y mascotas

Aunque parezca algo poco habitual, muchos clientes solicitan un cuna para sus bebés, o la posibilidad de hospedarse con sus mascotas. Esta oferta cubre una necesidad puntual de un segmento particular de tus clientes y a su vez reporta más ingresos.

Otras sugerencias de estrategias de precios

  • Realiza ofertas exclusivas en tu página web entre tus estrategias de precios. Esto potenciará las reservas directas, y a su vez contribuirá significativamente a la fidelización de tus clientes.
  • Ten la previsión de los días que podrás tener alquilado tu alojamiento en el mes, contemplando todas las variables influyentes, y ajusta tu precio. Por lo general, es habitual que el lugar no esté alquilado todo el mes, así que calcula tu pronóstico, planifícate, haz las cuentas y ajusta lo necesario.
  • Se recomienda que, si se está empezando, siempre se haga por lo bajo, para asegurar la primera reserva. A su vez, se debe trabajar por lograr las primeras reseñas positivas.
  • Utiliza la tecnología a tu favor. Emplea las soluciones tecnológicas para hacer más llevadera la gestión de tu negocio y el establecimiento efectivo de los precios.

Como puedes darte cuenta, los precios no pueden ser estáticos durante todo el año. El monitoreo de ellos y su reajuste sistemático es vital para un aprovechamiento máximo de tus ganancias potenciales. Si quieres hacer crecer tu negocio de alquiler vacacional, sé constante en el seguimiento de tu estrategia de precios durante todo el año.

Con TropiPay puedes cobrar las tarjetas virtuales de Booking, Expedia y demás OTAs, en cualquier parte del mundo y con comisiones competitivas.