El turista post-Covid

Covid-19, una frase con tan poco tiempo de surgida y ya tan conocida por todos, que incluso en ocasiones se torna molesta. Y no es una mera cuestión idiomática, sino más bien semántica; no es la frase en sí sino lo que ella representa, y los grandes estragos que esto ha ocasionado a nivel internacional. La pandemia devenida del sars-cov-2 y la enfermedad que provoca, Covid-19, ha calado en todos los sectores de la vida a tal punto que ya se habla de “un antes y un después”.

Para nadie es un secreto, y ya lo hemos abordado en posts anteriores; que uno de los sectores más afectados por esta crisis es el turístico. De unas predicciones que vaticinaban alzas en este sector, se ha llegado a cifras rojas e incluso la paralización en algunas regiones. Y es que es una situación comprensible: la letalidad de la enfermedad sumado a la facilidad y rapidez del contagio genera una obvia preocupación.

No obstante, el turismo comienza a intentar levantarse de esta caída a partir de la desescalada de la enfermedad y la gradual reavivación luego de la cuarentena. El panorama actual está siendo marcado por algunas recomendaciones sobre necesarios reajustes a implementar y estrategias a desarrollar según las predicciones de tendencias. Así, la “nueva normalidad” ha traído aparejado un comportamiento de este “nuevo” turista que influirá decisivamente en la revitalización del sector. Por esto, conocer el comportamiento y preferencias del turista “post-Covid-19” será de suma importancia para atraerlo y brindarle el servicio deseado. En este sentido, es posible identificar algunos rasgos que están despuntando como básicos para los vacacionistas a la hora de elegir destinos.

Garantía de seguridad y salud

El turista post-Covid está estableciendo como prácticas cotidiana la indagación de las condiciones de seguridad de los destinos turísticos antes de proceder a la reserva. De acuerdo con un estudio llevado a cabo por la agencia estratégica de marketing turístico Inturea, la indagación sobre información acerca de las condiciones del viaje está posicionándose como primeras búsquedas incluso por encima del precio del destino. Se aprecia una mayor preocupación por destinos que brinden seguridad y donde no se ponga en juego la salud del turista. Por ejemplo, una encuesta realizada por la empresa de viajes online Despegar en América Latina y el Caribe; recogió que entre las prioridades de los turistas está conocer el protocolo de bioseguridad de los destinos a visitar y los servicios a contratar.

Flexibilidad para reservas de último minuto y cancelaciones

Basado en la inseguridad del turista post-Covid por la selección de un destino seguro, el proceso de reserva se va tornando más alargado; reduciéndose a su vez el booking window (periodo de tiempo entre la realización de la reserva y la fecha reservada). Esto ha conllevado a que el número de reservas de último minuto haya ido en aumento. Por esta razón, los turistas están prefiriendo los destinos que brinden flexibilidad tanto en las reservas como en las cancelaciones. Suelen preferir sitios en los que sea posible cancelar una reservación y recibir reembolso ante una eventualidad propia o de la situación de la región con relación a la pandemia. Igualmente, en la misma encuesta realizada a los clientes de Latinoamérica y el Caribe, se constató que aumentan las búsquedas de paquetes con flexibilidad en las fechas.

Destinos rurales y de naturaleza

Parece existir un notable incremento en el deseo del turista por visitar sitios turísticos de zonas rurales. Esto puede verse en el aumento del número de visitantes a este tipo de lugares en determinados destinos turísticos. Por ejemplo, en España, específicamente en Castilla-La Mancha, se reportó el pasado mes de julio que la ocupación media de los establecimientos de este tipo alcanzó el 80%. Esto es coherente con la idea del turista de buscar destinos seguros, y los espacios rurales, donde lo abundante es la naturaleza, parecen constituir opciones que brindan esto y por ende se tornan de creciente demanda. Según un reportaje de El país, algunos portales online como Milanuncios registraron que la oferta y demanda de destinos de naturaleza y casas rurales creció alrededor del 300% en el mes de junio de este año respecto a los registros del año pasado.

Turismo nacional

Debido a las restricciones de movimiento y cierre de fronteras, la llegada de turistas foráneos se ha visto disminuida. Según reportes de la Organización Mundial del Turismo (OMT) durante los primeros 6 meses del año el recibo de turistas internacionales se redujo en más del 50%. España, por ejemplo, de los casi 10 millones de extranjeros recibidos en julio de 2019, apenas recibió 2.5 millones en este año durante el mismo mes.

No obstante, el turismo nacional ha permitido resistir la temporada, tanto es así que, según el portal Milanuncios, las búsquedas de opciones para realizar turismo doméstico aumentaron un 25% en comparación al año anterior. Esto se ve reforzado a su vez por el aumento de las preferencias hacia el uso de medios de transporte menos masivos, como los personales, que fortalece el turismo doméstico. De esta manera, lo que se ha denominado “staycations” parece estar tomando auge en muchos mercados que suelen ser importantes emisores de turistas internacionales, principalmente en el norte y centro de Europa.

Empleo de medios propios, exclusivos o no compartidos

La búsqueda de alojamientos y medios de transporte individualizados se percibe en aumento. Los turistas están prefiriendo hospedajes no compartidos con desconocidos, y medios de transporte menos masificados; de ahí que se prefiera la transportación con vehículos propios. Asimismo, una encuesta en España reveló preferencia en mayor medida por estancias fuera del mercado turístico; esto está respaldado por estadísticas que muestran una menor caída en el arribo de vacacionistas a viviendas de amigos y/o familiares que a hoteles o viviendas de alquiler.

El turista post-Covid-19 es entonces aquel vacacionista que se recibe posterior a surgimiento de la pandemia, y no necesariamente a partir del fin de esta, porque, obviamente, eso aún no se visualiza objetivamente. En la actualidad, muchas regiones están sufriendo un rebrote de la pandemia y han debido volver a reducir el movimiento turístico. No obstante, siguen existiendo personas que no pierden la esperanza de realizar sus viajes cuando la situación se los permita. Teniendo en cuenta todas estas cuestiones, quedan evidentemente delimitadas algunas características que empiezan a tipificar a este “nuevo” turista. Prestarles cuidadosa atención e incorporarlas al negocio turístico propio, será sin dudas una sabia decisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *