Remesas 2021

Remesas hacia América Latina y el Caribe para el 2022

América Latina y el Caribe se posicionan como la región de mayor crecimiento en cuanto al recibo de remesas en 2021. Los pronósticos para el 2022 siguen siendo halagüeños, incluso aunque no se llegue a las mismas cifras.

El término remesa suele englobar todo aquel dinero o bien que es enviado por migrantes a personas que mantienen en su país de origen. Lo más habitual es el envío de dinero para solventar las demandas de la vida cotidiana; sin embargo, también pueden servir como remesas otros artículos o bienes que contribuyan con similar propósito. Tradicionalmente, las remesas han desempeñado un papel crucial en la vida de las familias receptoras, así como a nivel del país receptor. En la actualidad han contribuido a enfrentar las consecuencias económicas derivadas de la crisis sanitaria por la pandemia de la Covid-19.

Panorama estimativo en el pasado 2021

Si bien aún no se precisan las cifras oficiales de cierre de año, el Banco Mundial brindó estimaciones al respecto el pasado noviembre en su reseña sobre migración y desarrollo. Tomando en consideración estos datos, veremos qué es lo que se espera como cierre del año 2021.

A nivel mundial, se espera que las remesas alcancen los $589.000 millones de dólares (mdd) en el 2021 en los países de ingresos medios y bajos. Esta cifra significaría un incremento del 7.3% con respecto a la alcanzada el 2020. Comparativamente, ese flujo de remesas supera por segundo año consecutivo la suma de la asistencia externa para el desarrollo y de la inversión extranjera directa (IED), si se excluye China.

En el 2021, serán India, China, México, Filipinas y Egipto los principales receptores de remesas en dólares corrientes estadounidenses. Por su parte, las pequeñas economías como Tonga, Líbano, Republica Kirguisa, Tayikistán y Honduras destacarán según el porcentaje que significan las remesas de su Producto Interno Bruto (PIB).

Según el informe, se aprecian estimaciones de una fuerte recuperación de las remesas en la mayoría de las regiones a nivel mundial con respecto al 2020. En Europa se registró un aumento de 5.3%, al igual que en Asia Central; África al sur del Sahara un 6.2%; Asia Meridional un 8%; en el Norte de África y Oriente Medio un 9.7%; y como región más favorecida se ubicó América Latina y el Caribe, con un atractivo 21.6%.

Remesas en América Latina y el Caribe en el 2021

Aunque pudiera suscitar incredulidad, los flujos de remesas hacia Latinoamérica y el Caribe reflejaron un fuerte crecimiento; de hecho, el mayor a nivel global. Tanto así, que las estimaciones del Banco Mundial para el 2021 prevén un cierre con un nuevo máximo de $126.000 mdd. Por otro lado, vale destacar que las remesas constituyen un porcentaje importante en el PIB de algunas de las naciones de la región para este 2021. Algunos de esos casos son El Salvador (26.2%), Honduras (26.6%), Jamaica (23.6%) y Guatemala (18.0%).

México se constituyó el principal país receptor, recibiendo el 42% de total de remesas de la región, lo cual se traduce en $52.700 (mdd). A su vez, hasta noviembre pasado acumuló 19 meses consecutivos de alzas de remesas, a pesar de la desaceleración del crecimiento económico que vive el país. Por otro lado, el número de transacciones aumentó un 19.8% como tasa interanual. Con respecto al monto promedio por operación, se recibieron 401 dólares, lo que equivale a un 15% más que lo recibido el año anterior, de acuerdo con informes de Banxico. Al mismo tiempo, este monto promedio por envío no había sido observado en más de 20 años.

Dentro de esta región, varias naciones también parecen haber tenido un muy buen año en lo que a remesas se refiere. Colombia parece haber logrado un hito en su registro histórico. Las remesas acumuladas el 2021 superan con creces los records históricos, constituyéndose su mejor año. Asimismo, Guatemala también cerrará el año con cifras records. Según informes oficiales, este país recibió el pasado año $15.295,7 mdd por concepto de remesas; esto equivale a un 34,8% de incremento con respecto al 2020.

¿A qué se debe este aumento de las remesas en América Latina y el Caribe en medio de la pandemia?

Las estimaciones al respecto son variadas. El propio Banco Mundial en su reseña sobre migración y desarrollo hace alusión a algunas de las que parecen respaldar más este hecho. Realizando un esbozo general se puede decir que:

  • la propia situación epidemiológica provocada por la pandemia, unida a la determinación de los migrantes por continuar ayudando a sus familiares en momentos difíciles;
  • las consecuencias del impacto de los huracanes, que impulsó a los migrantes a ayudar aún más a sus familiares; esto referido mayormente a la región de Centroamérica y México;
  • la recuperación de las principales economías emisoras, como Estados Unidos y Europa, lo cual se respalda con estímulos fiscales excepcionales de emergencia para enfrentar la pandemia;
  • la puesta en práctica de programas de asistencia social en los países emisores de remesas; así como la recuperación de los niveles de empleo, sobre todo por parte de los migrantes;
  • el aumento del precio del petróleo y la recuperación económica en los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG);
  • el aumento de migrantes en tránsito en países de América Central y el Caribe como México, que se dirigen a Estados Unidos, sumado a las remesas que recibieron del exterior para costear el viaje y las estadías. En este punto es oportuno hacer una precisión. De acuerdo con declaraciones del responsable de Estadísticas Económicas y Foro de Remesas de América Latina del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA); este punto puede ser poco significativo como causa probable del aumento de las remesas en México, pues los estados líderes en la recepción de remesas como Michoacán, Guerrero y Guanajuato no destacan como poseedores de migrantes.

Otro elemento, aunque no menos importante, es el hecho de que, ante la difícil situación, los migrantes debieron hacer uso de sus ahorros para continuar enviando remesas. Asimismo, comprensiblemente muchas de las remesas debieron dejar los canales informales y cambiar a canales formales para poder ser realizadas. Esto conllevó a que comenzaran a contabilizarse muchas de las que antes quedaban fuera de consideración. Por si fuera poco, algunos afirman que la propia devaluación de las monedas de algunas de las naciones latinoamericanas frente al dólar estadounidense pudo haber influido también positivamente.

Perspectivas para América Latina y el Caribe en el 2022

Las remesas parecen indicar que seguirán aumentando y se espera que repunten en un 4.4%. Sin embargo, los pronósticos advierten determinadas particularidades en ese crecimiento. Si bien las remesas tendrán indicadores positivos en 2022 para esta región, puede que no alcancen las altas cifras que se estiman logradas este año 2021. Esto se le atribuye al hecho de que con la recuperación económica, los paquetes de promoción de empleo y estímulos fiscales irán siendo desmantelados paulatinamente. Asimismo, un repunte de casos de Covid-19 puede obligar a volver a tomar medidas restrictivas; lo cual atenta contra la materialización efectiva de los flujos de remesas. Por si fuera poco, también vale mencionar como elemento influyente las perspectivas de menor crecimiento de Estados Unidos para 2022.

Los analistas insisten que un poco de apoyo desde las políticas gubernamentales pudiera ayudar en el proceso de envío de remesas. La inclusión de los migrantes en las respuestas o acciones políticas y públicas constituye un asunto medular. Facilitar que, por ejemplo, los migrantes y los proveedores de servicios de remesas puedan acceder a cuentas bancarias; es una de las recomendaciones que brinda al respecto el jefe de la Alianza Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAN). Igualmente, el Banco Mundial sugiere la impulsión de políticas que ayuden a la reducción de los costos en los envíos, resaltando este hecho como ventajoso tanto para los migrantes como para los propios gobiernos. Al mismo tiempo, iría en consonancia con la meta que se pretende lograr antes de 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Vías para el envío de remesas en este 2022

Las remesas suelen ser enviadas por diferentes vías. Las transferencias bancarias, los canales digitales o los operadores de transferencia de dinero que ofrecen servicios de envíos directos son algunas de las más populares. Sin embargo, los costos en los que se incurren con el empleo de las transferencias bancarias hacen que estas sean menos preferidas. En ese sentido, los canales digitales están ganando terreno. Si te interesa, puedes enviar remesas a tus familiares y amigos a través de nuestro monedero electrónico TropiPay.

Paralelamente, cada vez más aumentan las remesas que se realizan mediante el empleo de criptomonedas. Sí, las criptomonedas ya se están posicionando como una alternativa fuerte en el envío de remesas. Para hacernos una mejor idea, en el periodo entre octubre y abril de 2020, se enviaron alrededor de 100 millones de dólares mensuales como remesas hacia América Latina empleando criptomonedas. Ya entre abril y mayo de 2021, esa cifra aumentó a 400 millones, de acuerdo con estimaciones publicadas por Chainalysis. Para rematar, según el Índice de Adopción Global de Criptomonedas de esta misma plataforma, Latinoamérica se ha convertido, después del centro y el sureste asiático, en la región que más ha crecido en