¿Cómo fidelizar a los empleados de tu pyme?

Para el éxito de una pyme, todos los factores intervinientes contribuyen. Y cuando se dice todos, se incluyen también aquellos que en ocasiones pasan inadvertidos. En este caso nos referimos a los empleados. Sí, aunque no se crea, la adecuada atención a los empleados no suele ser de las prioridades de un centro de trabajo. A veces, solo cuando es demasiado tarde se repara en la importancia de cuidarlos.

Nuestros empleados son tan importantes como nuestros clientes. Por si no te has dado cuenta, los empleados son también nuestros clientes, concretamente, nuestros clientes internos. En este sentido, se hace necesario entonces prestarles la debida atención y cuidado. Tan solo imaginemos un escenario en que nuestro empleado descontento es precisamente el encargado de atender a nuestros clientes; ¿cuán optimo crees que pueda ser ese trato? O por otro lado, imaginemos que después de capacitar a nuestros empleados estos deciden irse con la competencia, ¿qué hacemos entonces con ese hueco que se nos queda?, ¿o qué hacemos con el tiempo y los recursos invertidos en esos empleados?

Una parte del éxito de nuestra pyme -y una importante- recae en cuán bien seamos capaces de tratar a nuestros empleados. Antaño, los empleados eran concebidos como mera mano de obra. Con el desarrollo del mundo laboral y las teorías sobre el trabajo y la generación de valor, la visión hacia el empleado cambió. Se convierte ahora en un ente un poco más respetado y considerado. Sus habilidades físicas y mentales así como su talento comienzan a ser valorados, al tiempo que producen valor. En este sentido, el empleado se prepara profesionalmente para presentarse ante las empresas, a modo de ser suficientemente competente y necesario. En definitiva, los niveles productivos de las empresas dependen en gran medida de sus empleados.

De esta manera es como nace y se hace necesaria la adecuada atención y preocupación por los empleados. Tanto es así que a pesar de que el número de desempleados a nivel mundial no es nada despreciable, aún muchas empresas se mantienen sin lograr encontrar empleados para determinados puestos. Entiéndase con esto que el trabajo no termina cuando se logra contratar un buen talento. Por el contrario, la batalla de hacer que ese talento permanezca en nuestra empresa apenas comienza.

Es por eso que lograr el engagement de nuestros trabajadores se va posicionando como uno de los objetivos principales de nuestra pyme. Bien se conoce que uno de los mayores atractivos -para no decir el mayor- hacia un puesto de trabajo es el salario. Sin embargo, esto no lo es todo. Al trabajador le gusta sentirse bien en aquel lugar donde pasa la mayor parte del día. Es precisamente esa sensación de bienestar lo que la empresa debe ser capaz de proveer; sobre todo si no puede darse el lujo de realizar aumentos de salario. Brindarle al empleado otros elementos que también necesite y valore es igualmente importante; esto es lo que se conoce como salario emocional.

El salario emocional lo constituyen aquellas ganancias del trabajador que no involucran dinero. Pueden ser sencillamente un ambiente laboral placentero, buenas relaciones de trabajo, horarios flexibles, entre otras muchas. Todas ellas tributan directamente a la generación de motivación en el empleado, compromiso, fidelidad y sentido de pertenencia hacia la empresa. Teniendo en cuenta esto, a continuación expondremos algunos elementos claves para contribuir a fidelizar a nuestros empleados.

Flexibilidad y comprensión

Muchas veces sucede que la jornada laboral se termina pero el trabajo aún no. Entonces la empresa insta al empleado a ser flexible y quedarse hasta terminar. Sin embargo, cuando esta situación se da al revés y es el empleado quien necesita de la flexibilidad de la empresa, no siempre esta accede. Entonces lo que percibe el empleado es una incongruencia en la gestión empresarial, y esto genera descontento.

Ser flexibles -y más en estos tiempos- es sumamente importante. Las personas no viven solo para el trabajo, también tienen una vida personal y familiar que cuidar. Así como ocurren imprevistos en la empresa, también ocurren en las vidas personales de nuestros empleados. Tener el cuidado de comprender esas situaciones y ser flexibles hará que el empleado sienta que puede contar con el apoyo de su empresa.

La flexibilidad también atraviesa los horarios. Establecer horarios de trabajo flexible contribuirá a que el empleado logre una adecuada conciliación entre la vida familiar y laboral. Se podrá contar con un empleado más centrado en su trabajo y por ende más eficiente si no tiene ningún problema en la mente que lo distraiga de su labor. Si bien en cierto que algunas pymes no pueden permitirse demasiada flexibilidad en los horarios, debido al propio contenido de su servicio, pueden buscar alternativas al respecto. Así se disminuye el riesgo de ausentismo y la elevada rotación del personal.

Propicia una comunicación abierta y constante retroalimentación

Los directivos deben tener canales de comunicación constantes y directos con sus empleados. Si al trabajador no se le explica la necesidad de determinado movimiento o acción que lo involucra a él, sentirá que no es tenido en cuenta; se percibirá como un simple peón en un juego de ajedrez. Asimismo, si no se conoce lo que molesta o perturba a nuestros trabajadores, jamás podremos tomar cartas en el asunto para solucionarlo. Por eso mantener un flujo comunicativo abierto, respetuoso y permanente con nuestros empleados irá fortaleciendo un ambiente de trabajo ameno y placentero.

Tanto directivos como empleados podrán tener la oportunidad de dialogar y aprovechar al máximo el talento y las buenas ideas que no pocas veces provienen de nuestros empleados. Un trato cercano entre empleados y directivos es siempre beneficioso; la adecuada comunicación interna hace que la estructura de la empresa sea sólida. Mantener al empleado al tanto de lo que realiza la empresa es una manera de involucrarlo y que se sienta identificado con la misma. Así, mientras más a gusto esté el trabajador en su centro de trabajo, más leal le será.

Igualmente, es muy importante brindar siempre al empleado una retroalimentación de su trabajo. El trabajador necesita ser guidado en su labor y mientras más certeza tenga que lo que hace es precisamente lo que quiere la empresa, con mayor seguridad trabajará. De esta manera, incrementarán los niveles de confianza entre jefes y empleados, y se podrá ajustar todo lo necesario.

Haz partícipe a tus empleados de los proyectos de la empresa

Considera a tus empleados como aliados e involúcralos en los proyectos de la empresa. Haz que se sientan parte importante de los mismos y genera la confianza necesaria para que puedan contribuir con ideas o sugerencias. En ocasiones algunas de esas ideas pueden ser la clave para el mejoramiento eficiente de determinado proyecto. Así, los logros de la empresa serán sentidos como propios y se potenciará el sentido de pertenencia del empleado hacia la misma.

Brinda posibilidades de formación

A los empleados les gusta sentir que su empresa se preocupa por su formación, y que además la estimula. Fomentar la superación de nuestros empleados es un incentivo bastante efectivo. Al mismo tiempo, esta acción envía un mensaje claro a los empleados: eres importante para la empresa y por eso la empresa está dispuesta a invertir en ti. En este sentido, resulta necesario conjugar tanto las necesidades reales de la empresa como los deseos de superación del trabajador. Así, empresa y empleado estará trabajando en sintonía para contribuir a un mismo fin.

Propicia el crecimiento dentro de la empresa

Muchas personas cuando se deciden por un centro de trabajo también contemplan la posibilidad que este les brinda para ascender. Una empresa que estanque a sus empleados en un mismo puesto y no le permita crecer estará condenada a un alto nivel de rotación. Si un empleado con aspiraciones de crecer se encuentra en esa situación, pronto se frustrará y no tardará en abandonar el puesto. Si tu empresa es pequeña con pocos niveles de mando, debes dejar bien claras las cosas con tus empleados desde el inicio; o buscar otras alternativas. Si bien no serás capaz de brindar opciones de crecimiento, deberás pensar y poner en práctica otras estrategias que sean atractivas al trabajador.

De igual manera, cuando haya un puesto vacante en la empresa prioriza la contratación interna antes que la externa. Dales a tus empleados la posibilidad de moverse a los puestos de trabajo que más les satisfaga en función de la disponibilidad. No cometas el error de traer alguien de afuera sin antes haber contemplado a tus empleados como opción. Evita que ellos se sientan ignorados o menospreciados.

Potencia el reconocimiento

En muchísimas ocasiones se nos olvida o simplemente no reparamos en lo importante que resulta reconocer un trabajo bien hecho. Aunque el trabajador no debería necesitar ser reconocido por realizar aquello que es su contenido laboral, el simple hecho de felicitarlo por el buen trabajo acarrea grandes beneficios. Este reconocimiento reconforta emocionalmente y retroalimenta al empleado acerca de su propio trabajo. Asimismo, brinda una idea de lo que espera la empresa del empleado, de cuánto se interesa por su labor y resultados, y de cuán bien enrumbado está.

Potencia relaciones de trabajo positivas y un ambiente agradable y divertido

Si la mayor parte del día las personas están en el trabajo, este debería ser un lugar donde las personas se sientan muy bien. En este sentido, se debe trabajar para que las relaciones con los compañeros de trabajo sean las mejores posibles. Lograr un verdadero equipo garantizará un buen flujo de trabajo y, por ende, una buena productividad empresarial. Así, poco a poco, se irá generando un ambiente que sea vivenciado como placentero y agradable, en el que todos se sientan a gusto.

Igualmente, la diversión también puede tener lugar entre los trabajadores. Ya sea con actividades extra-laborales, o mediante concursos o retos internos entre toda la empresa; la idea es generar un ambiente de distensión y divertirse. Percibir que tus trabajadores sienten deseos de ir al trabajo es una señal inequívoca que el ambiente que se respira estimula el bienestar de los trabajadores.

Contempla la posibilidad del teletrabajo

Algunas empresas tienen la posibilidad de establecer el teletrabajo. La nueva situación en la que se debate el mundo ha permitido mostrarle a muchas empresas que perfectamente pueden seguir funcionando en esta modalidad; aun cuando antes ni les pasaba por la mente esa posibilidad. Contemplarlo como una opción a implementar impactará positivamente en la propia empresa y sus trabajadores. Es una práctica que indudablemente contribuye a ahorrar tiempo y recursos: en transportación, en alimentación del personal, en mantenimiento del lugar, en aprovechamiento del tiempo, etc.

Si una enseñanza podemos extraer de todas estas opciones para fidelizar a los empleados, es que ellos de por sí son el activo más importante en una empresa. Considerarlos como tal permitirá aprovechar al máximo lo que le puedan aportar a la empresa y constituirá una ventaja competitiva frente al resto de las organizaciones. En este sentido, poner en práctica acciones para fidelizar a nuestros empleados es indiscutiblemente una decisión muy sabia. No obstante, hay que estar conscientes que no todos los métodos pueden ser aplicados en todos los negocios. Te toca a ti como dueño de tu pyme identificar cuáles son los más apropiados para tu empresa y ponerlos en marcha. Así, estarás poniendo en práctica el endomarketing -del que hablaremos próximamente-, y beneficiando tanto a tu empresa como a tus empleados.

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *